Niños superdotados, un problema poco visible

niños superdotadosSolo hay que hablar con padres que tienen niños superdotados para darse cuenta de su difícil situación.

Lejos de la buena noticia que debería suponer, en la mayor parte de los casos, los niños superdotados viven una realidad igual de frustrante y difícil que la de cualquier otro colectivo de menores que no encajan en la “normalidad” y, por tanto, tienen necesidades educativas y de atención especiales.

Niños superdotados, un número difícil de cuantificar

Es difícil determinar con exactitud el porcentaje de niños superdotados y, curiosamente más aún el de niñas que parecen especialmente capacitadas, para camuflar su realidad y así conseguir integrarse en su grupo social. La dificultad para fijar los casos de niños superdotados es consecuencia de la inexistencia de un sistema para su evaluación claro y fácil de aplicar.

Así, en muchos casos, los niños superdotados son detectados porque acuden a los pedagogos o psicólogos tras un problema de fracaso escolar y de sociabilización. Es en ese momento cuando los especialistas determinan que se trata de niños superdotados, a veces tarde, con las consiguientes dificultades para reconducir al menor.

Pero, ante todo, deben recibir un trato similar al de los demás, porque no dejan de ser niños. Solo deben aplicarse los estímulos intelectuales que se adapten a sus capacidades y los que se necesiten para que no sufran el rechazo de los demás.

Porque el peor enemigo de los niños superdotados es la soledad, no ser aceptados por sus compañeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *